Una asesoría técnica agrícola es un servicio especializado que proporciona orientación y asistencia a los productores en la planificación, gestión y optimización de sus explotaciones.

Los consultores técnicos están especializados en agronomía, ingeniería agrícola, gestión de recursos naturales y tecnología aplicada a la agricultura.

Ellos le pueden ofrecer un enfoque personalizado y adaptado a las necesidades específicas de su proyecto, con el objetivo de maximizar la productividad, rentabilidad y sostenibilidad de sus operaciones.

¿Por qué es importante contratar un servicio de asesoría técnica?

Si ha decidido emprender un proyecto agrícola, hay dos factores que debe tener en cuenta por encima de todo.

La formación continua y el asesoramiento profesional. Sin ellos es difícil llevar a buen puerto un proyecto.

Ambos le ayudarán a poner en funcionamiento la idea que tiene en mente, y lo que es más importante, le aportarán claridad para enfocar y desarrollar su negocio con más seguridad.

Durante todos estos años hemos sido testigos de proyectos de clientes que han requerido una inversión importante en infraestructuras.

La falta de un plan estratégico, del control de los recursos y no tener el conocimiento necesario les ha llevado a la frustración por no obtener los resultados que ellos esperaban.

Este tipo de servicio está indicado para aquellos profesionales del sector agrícola que quieren estar a la vanguardia en el campo de la agricultura intensiva, bajar sus costes operacionales y tener asesoramiento técnico en el manejo de cultivo y transferencia en tecnología. 

Con una asesoría técnica profesional conseguirá:

  • Mejor orientación y soluciones prácticas para el desarrollo de su emprendimiento de la mano de profesionales.
  • Reducir los riesgos asociados al negocio agrícola y tener mayor conocimiento para tomar decisiones más acertadas.
  • Mejoras de la rentabilidad de sus cosechas. Al optimizar los recursos, implementar tecnologías y establecer prácticas agronómicas, la asesoría técnica puede contribuir a mejorar la rentabilidad y sostenibilidad de sus operaciones agrícolas a largo plazo.
  • Estar al día de novedades tecnológicas y ser más competitivo. Estar en contacto con el consultor técnico le permite conocer las tendencias del sector y mantenerse actualizado en un mercado en cada vez más competitivo y exigente.

¿Qué beneficios le aporta un servicio de asesoría técnica agrícola?

La ventaja principal de este servicio es que tendrá un mayor control de su negocio.

Para ello, el consultor técnico analizará su proyecto al detalle y le asesorará sobre el manejo de los cultivos y los equipos necesarios para su buen desarrollo.

Pero también podrá crear junto con Ud. un plan de viabilidad y desarrollo de negocio que le proporcione una visión más clara y precisa de su proyecto a medio/largo plazo.

Estas son las principales ventajas de ir de la mano de un asesor agrícola:

  • Mejora de planificación y diseño de la explotación: selección de cultivos, distribución de terrenos y espacios, instalación de infraestructuras e implementación de sistemas de riego y climatización.
  • Optimización y gestión eficiente de recursos para maximizar su utilización y minimizar el desperdicio.
  • Selección y uso de tecnología agrícola: ayuda para la implementación de tecnologías avanzadas, como sistemas de riego automatizados, drones agrícolas, sensores de humedad del suelo y sistemas de monitoreo satelital, para mejorar la eficiencia y productividad.
  • Optimización de prácticas agronómicas: rotación de cultivos, fertilización, control de plagas y enfermedades, y la gestión integrada de cultivos.

Servicio de asesoría técnica agrícola integral

A la hora de emprender un proyecto, a todos nos gusta ir de la mano de alguien que ya haya pasado por el mismo proceso que nosotros, o bien que tenga los conocimientos suficientes y experiencia para poder asesorarnos y guiarnos.

En Canamérica ponemos a su disposición un servicio de asesoría técnica integral para aconsejarle sobre:

  • El desarrollo de su producción agrícola.
  • El equipamiento tecnológico necesario.
  • Las infraestructuras que mejor se adapten a sus necesidades.

Y también para ayudarle a crear un plan estratégico y viable que le permita arrancar su proyecto con un seguimiento personalizado, desde el cultivo hasta la comercialización.