La tecnología agrícola ha evolucionado a lo largo de todos estos años y ha supuesto una gran revolución en el sector. No solo porque gracias a los nuevos dispositivos y maquinaria implementados se ha conseguido reducir costos y tiempos de trabajo, sino también, porque la forma de cultivar los alimentos ha cambiado.

Ahora, la inteligencia artificial permite la automatización total, existen drones capaces de pulverizar herbicidas, tractores autónomos, invernaderos inteligentes que funcionan de forma autónoma y robots que recolectan la cosecha en la mitad de tiempo.

Automatización aérea: Tecnología agrícola para supervisar y proteger cultivos.

Empresas como DJI ya están llevando la pulverización de herbicidas a nuevas alturas. Sus drones industriales pueden cubrir grandes extensiones de cultivo de manera eficiente, marcando un paso significativo hacia la automatización masiva en la agricultura.

Estos drones no solo se encargan de aplicar productos químicos, sino que también supervisan los cultivos, proporcionando datos en tiempo real sobre su salud y desarrollo. Desde posibles focos de actividad animal, hasta comprobar cómo se encuentra el terreno en cada momento.

Los drones industriales para agricultura llevan años en el mercado, y el precio está bajando de forma considerable. Con un presupuesto mediano, los productores latifundistas podrán tener una flota entera de drones y automatizar diferentes partes del mantenimiento.

Un enjambre de drones que trabajen día y noche para Ud., compartiendo tareas para mantener los campos en óptimas condiciones.

drones agrícolas para proteger cultivos

La inteligencia artificial nos permitirá asistir a una nueva época donde la agricultura será automatizada de forma masiva. Desde la plantación y el mantenimiento hasta la recolecta. La automatización será completa.

Tractores que no necesitan cabina y se conducen solos.

Tractores autónomos controlados por inteligencia artificial

El campo es perfecto para implementar los avances en tecnología agrícola y automatizar la conducción de vehículos. El terreno no cambia, no suele haber elementos no autónomos cruzándose, no hay señales de tráfico y la velocidad es muy baja. Los tractores autónomos, y semi autónomos, ya están en funcionamiento en granjas de todo el mundo.

Por control remoto, o programados bajo un plan de acción preestablecido, estos tractores pueden realizar diferentes tareas sobre el terreno y los cultivos sin que el conductor tenga que estar en cabina.

Arar, mover el terreno, hacer surcos o incluso recolectar diverso tipo de grano y hortalizas por su cuenta directamente hacia el remolque, volviendo a descargar cuando detecte suficiente carga.

Empacadoras y cosechadoras también se ven beneficiados de una mayor automatización en los procesos. Sin embargo, las labores de mantenimiento siguen siendo responsabilidad humana, al menos por ahora.

Tecnología agrícola para recolectar fruta de forma más rápida y precisa.

Tecnología agrícola de ultima generación para recolectar fresas

Cámaras analizan la fresa, el software identifica si es idóneo recogerla, y un brazo robótico corta el tallo. Todo en segundos.

La recolección de frutas también se suma a la ola de automatización. Brazos robóticos, cámaras y sistemas de inteligencia artificial ya están transformando la cosecha de frutas como higos, naranjas, aceitunas y fresas.

Los robots de recolección ofrecen precisión y eficiencia, eliminando la necesidad de largas jornadas de trabajo manual.

No solo los cultivos de campo serán automatizados, a recogida de fruta bajo invernadero también. A los cultivos como los de la fresa ya se les aplica tecnología agrícola para facilitar la recolección. 

Un ejemplo es la empresa Agrobot que aplica tecnología agrícola con sensores y ha creado la primera cosechadora de fresas totalmente automática.

Una sola persona puede manejar la máquina y recoger una plantación entera de fresas. Los brazos robóticos se controlan a través de unos sensores inductivos y ultrasónicos que dirigen la dirección de la máquina y mantienen la distancia de seguridad para no estropear la fruta.

Además, gracias a su sistema de cámaras se puede seleccionar y recoger solo las fresas que están madura.

Control de clima inteligente: cómo aplicar tecnología agrícola para mejorar los cultivos bajo invernadero.

Tecnología agrícola para control de clima en cultivos bajo invernadero

Dentro de la evolución tecnológica agrícola, el control de clima automatizado emerge como un componente esencial en el manejo de invernaderos y cultivos bajo cubierta.

Este sistema vanguardista utiliza una red de sensores estratégicamente ubicados que monitorean constantemente variables cruciales como temperatura, humedad, luz y ventilación.

Mediante algoritmos avanzados, estos datos son procesados para tomar decisiones en tiempo real. Por ejemplo, si la temperatura supera ciertos umbrales, los sistemas de calefacción o refrigeración se activan automáticamente. De manera similar, la gestión inteligente de la humedad y la ventilación asegura que las condiciones sean ideales para el desarrollo óptimo de las plantas.

Este enfoque no solo elimina la necesidad de intervención constante por parte de los agricultores, sino que también mejora la precisión y la eficiencia en comparación con los métodos tradicionales.

La integración de la tecnología de control de clima no solo maximiza la productividad, sino que también contribuye a un uso más sostenible de los recursos al evitar condiciones extremas que podrían afectar negativamente a los cultivos.

El reto del futuro: una agricultura tecnológica, precisa y  más sostenible.

En la era de la agricultura 4.0 la adopción de sistemas como el control de clima automatizado se vuelve imprescindible.

Al incorporar estas soluciones, los agricultores no solo optimizan sus operaciones, sino que también establecen las bases para una agricultura más inteligente, eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

¿Listo para transformar sus cultivos?  Le ayudamos, contacte con nuestro departamento comercial para llevar su proyecto agrícola al siguiente nivel.